Soñar: ¿Qué son realmente los sueños?

¿Son los sueños una especie de fenómeno extraño y enigmático que ocurre misteriosamente durante el turno de noche de la vida? ¿0 hay un significado más profundo detrás de esta experiencia universal?

A lo largo de la historia escrita, la humanidad ha valorado los sueños. Fuente de orientación, inspiración, profecías, predicciones y resolución de problemas, los sueños son una experiencia común a todos nosotros. No conocen fronteras entre jóvenes y viejos, ricos y pobres, razas, religiones y nacionalidades. En todas las culturas encontramos alguna versión del «consultar con la almohada» antes de tomar una decisión. La Biblia y otros textos antiguos están llenos de ejemplos de cómo los sueños han tenido un papel importante en las vidas de las personas.

¿Qué es esta maravillosa dimensión que está tan cerca y, sin embargo, tan leeditación es una autopistajos? Para comprender el verdadero significado de los sueños debemos ahondar bajo la superficie para llegar a conocer el propósito de todas las cosas. ¿Por qué estamos aquí? ¿Cómo responder a la vieja pregunta de <<¿Quién soy?»?

 

Somos seres interdimensionales

Los sueños empiezan a hacernos despertar al hecho de que somos seres espirituales o interdimensionales, en la tercera dimensión o el espacio-tiempo, pero no de ella. Son como una carta del yo superior a la mente consciente. Nos despiertan a los recursos superiores de conocimiento que hay en nuestro interior, proporcionándonos información sobre lo que está ocurriendo en nuestras vidas diarias y cómo enfrentarnos a los problemas y lidiar con ellos. Los sueños nos ofrecen, también, información sobre el futuro, haciendo que nos veamos obligados a preguntar: ¿Cómo he podido saber algo así?».

Soñar nos ayuda a darnos cuenta de que sólo estamos aquí temporalmente, en el escenario de la realidad de vigilia. Eso que llamamos vida es en realidad una escuela. Hay muchas escuelas o niveles de conciencia en el universo, y la Tierra es una de las más importantes. Durante nuestra estadía aquí aprendemos más acerca de la verdadera naturaleza de nuestro ser. Estamos aprendiendo que somos una energía creativa o de amor, infinita, y que todos nuestros sufrimientos, nuestras decepciones y desilusiones son consecuencia de no haber reconocido la verdad de quiénes y qué somos. El nombre del juego es <<crecimiento». En todas nuestras experiencias, o pasamos por ellas o crecemos con ellas. Si nos limitamos a pasar por ellas, entonces las volveremos a repetir una y otra vez… hasta que hayamos aprendido la lección que se encuentra detrás de las apariencias. Si crecemos con ellas, somos libres de pasar a la siguiente etapa en el proceso de aprendizaje. Pero para entender más sobre el juego de crecer y aprender, examinaremos dos viejos conceptos: «karma» y «reencarnación».

 

Karma y reencarnación: lecciones y aprendizaje

Estas ideas se han conocido en las tradiciones orientales y occidentales desde el principio de los tiempos y tuvieron una amplia aceptación en la primera iglesia cristiana.

La reencarnación sugiere que la persona es básicamente un espíritu o una conciencia que adquiere una forma corporal y nace a una vida tras otra. La reencarnación es el proceso natural y normal de evolución del alma. El alma es el cuerpo etérico o energético, la parte eterna de nuestro ser. No es ni masculina ni femenina, sino una integración de energías. Hay capas o cuerpos de energía dentro del alma, de los que te vas despojando a medida que vas pasando a niveles más elevados de conciencia espiritual. Cuando llega la muerte física, te despojas del cuerpo físico (que es la vibración energética más baja) como quien se quita un abrigo.

Una vez has aprendido tus lecciones en el plano terrenal, habiendo llegado a un equilibrio mental, emocional, físico y espiritual, entonces pasas al plano celestial y vives en un nivel energético mucho más elevado.

Cada alma elige con cuánta rapidez desea progresar. Entre encamaciones, y en el estado del sueño durante la noche, uno recibe enseñanzas. Cuando el alma regresa a la Tierra, a la conciencia del espacio-tiempo, trae consigo un conocimiento y una formación, y se esfuerza por darles una aplicación práctica mientras se encuentra dentro del cuerpo. Cada ser diseña un plan de crecimiento antes de cada encarnación: qué espera lograr en esa vida, qué karma desea resolver. Una vez que el alma se ha encarnado, tiene la libertad de seguir adelante con dicho plan o de cambiar de idea. Ciertamente, tus maestros te animarán a continuar con el programa, pero tú eres libre de hacer lo que quieras con esa encarnación.

El karma hace referencia a la ley de causa y efecto que gobierna las experiencias que uno tiene a lo largo de vidas colectivas y dentro de la vida individual. Karma quiere decir que recogerás lo que siembres. Este es el principio de la responsabilidad individual que subyace a todas las enseñanzas de mi canal.

Para trabajar eficazmente con los sueños, debemos reconocer que controlamos nuestro propio destino mediante nuestros pensamientos, palabras y actos. Debemos renunciar a nuestra mentalidad de mártires y víctimas, y aceptar la responsabilidad de lo que está ocurriendo en nuestras vidas. Entonces podemos beneficiarnos de los sueños como una formidable fuente de enseñanzas.

 

La oportunidad de tu vida

Por tus vínculos kármicos del pasado y tu conciencia de las lecciones que debes aprender, has elegido intencionadamente las circunstancias de tu existencia actual. Antes de encamarte, sabías 10 que los primeros veintiocho años de vida te tenían reservado. Elegiste a tus padres, tu sexo, tu raza, tu nacionalidad, tu situación Socioeconómica y tu signo astrológico. Cualesquiera que sean tus circunstancias, tú las estableciste. Si escogiste un cuerpo que no es perfecto, fue por algún motivo: jamás como un castigo; únicamente como una enseñanza. En la vida no hay accidentes, ni coincidencias. Nada ocurre por casualidad. Todo lo que percibimos como sufrimiento es en realidad una maravillosa oportunidad para corregir errores o desequilibrios del pasado y avanzar hacia nuestra meta fundamental, que es la iluminación.

Cuando comprendemos la idea de que hemos creado nuestra propia situación aquí en la escuela de la Tierra, somos capaces de preguntar por qué. ¿Cuál es mi lección positiva? ¿Qué me está enseñando esto? Entonces, finalmente, podemos dejar de culpar a otras personas de nuestra

infelicidad y darnos cuenta de que nadie puede limitar nuestras vidas. No podemos cambiar a los demás, pero podemos cambiamos a nosotros mismos y superar cualquier situación. Cada relación y cada experiencia no es más que una oportunidad de superar nuestras limitaciones.

 

El amor a uno mismo como clave kármica

El karma te sigue desde tu primera encarnación y continúa durante todas tus vidas sucesivas. Recogerás lo que siembres. Tendrás que pagar por lo que hayas creado. Algunas almas esperan dos o tres encamaciones antes de enfrentarse a lazos anteriores.

Pero si te enfrentas a las situaciones con amor y con conciencia, no sólo trascenderás tu karma, sino que además liberarás a la otra alma. Es al perdonar como eres perdonado.

El mensaje del karma -de hecho, de toda la existencia humana es aprender a amarte a ti mismo. Cuando te amas completamente y honras al Dios que está dentro de tu propio ser, amas completamente y honras al Dios que está dentro de todos los seres. Entonces, jamás podrás hacerte daño a ti mismo o a otra alma.

Todas nuestras lecciones se desarrollan en torno al amor a uno mismo. Para amarte a ti mismo debes ir más allá de la identificación con el ego y de los apegos. El verdadero yo es la energía espiritual interior, el poder creador que está detrás de todas las formas. El amor es ausencia de miedo, y el miedo es la última gran ilusión que nos separa de la verdad interior.

La mayoría de los sueños te muestran los miedos y limitaciones que tú te has impuesto a ti mismo, y te ayudan a reconocer la importancia de enfrentarte a tus temores. Al hacerlo, descubres un nivel más profundo de percepción, belleza y alegría en tu interior.

Tienes la libertad para crear tu propio cielo o infierno en la Tierra. Pero es igualmente fácil, y mucho más divertido, crear tu propio paraíso personal para compartirlo con los demás.

 

Los sueños y el estado de muerte

Mi canal me ha explicado que la única diferencia entre el estado de muerte y el estado de sueño es que la cuerda de plata, que es como un cordón umbilical que conecta el alma con el cuerpo, se corta al morir. Esta cuerda permite al espíritu viajar durante la noche por ámbitos y planos que están más allá del plano físico, y recibir enseñanzas superiores. Cuando vas a dormir por las noches y tu conciencia abandona el cuerpo físico, estás experimentando lo mismo que la muerte. A medida que vayas teniendo un control cada Vez mayor del estado onírico, te darás cuenta de que no existe eso que llaman muerte, como nos han enseñado a creer. No hay muerte, sólo un cambio de conciencia. El obtener un mayor control de los sueños nos permite darnos cuenta de que realmente somos seres interdimensionales. La energía vital, o Dios, es el medio inaltelable del ser que subyace a eso que llamamos «Vida» y a eso que llamamos muerte». Dios es el medio de todas las experiencia.

Con el tiempo, comienzas a identificarte con la naturaleza eterna de ser, en lugar de hacerlo con las etapas por las que estás Pasando o con el nivel de conciencia específico en el que te encuentras.

 

Sueños y ciclos

Seguimos a la naturaleza en nuestros ciclos de aprendizaje, crecimiento, descanso e integración. Tenemos ciclos anuales y mensuales, además de los ciclos de siete años de cambio a algo completamente nuevo. Los sueños siguen los ciclos naturales de crecimiento durante el año. Desde la primavera hasta el otoño pasas por un período de aprendizaje acelerado.

Tus lecciones llegarán con mucha rapidez), la energía se intensificará. Tendrás sueños con enseñanzas que te mostrarán cuándo no has comprendido una lección. Resulta más difícil recordar los sueños durante los meses de primavera y verano, a menos que te programes y trabajes con ellos. Cuando la energía del otoño comienza a apaciguarse en octubre, noviembre y diciembre, el estado onírico no será tan predominante, porque estarás desovillando, integrando las lecciones de la ajetreada estación de crecimiento.

Normalmente, es durante los meses de invierno cuando tienes los sueños más claros e intensos. Este es tu período de crecimiento espiritual o interior. Las lecciones que no aprendiste entre la primavera y el otoño regresarán en la siguiente primavera. Te estás preparando para la próxima estación de crecimiento y se te están mostrando todas las cosas en las que tienes que trabajar. Durante el invierno, tu formación interior se intensifica. Estarás más capacitado para recordar tus sueños, incluso si no estás trabajando con ellos. El invierno es también un período para sembrar. Te estás preparando para florecer en primavera. Esta es una época para establecer tus metas para la primavera, para pedir revelaciones y Para determinar tu camino.

A los sueños también les afecta el ciclo lunar. Cinco días antes de la luna llena., los sueños empiezan a ser cada vez más intensos y claros, llegando a su punto más alto con la energía de la luna llena. Si no estás centrado, la luna llena puede dispersar tu energía… y es posible que tus sueños te parezcan extraños. Durante el pido de la luna llena es posible que te deprimas o experimentes una fluctuación de la energía hacia los extremos.

Por otro lado, cuanto más centrado y en control de tu vida estés, menos te afectarán las influencias externas. Así pues, podrás usar todas las energías para tu propio beneficio, invitándolas a intensificarse y a hacerte comprender las cosas de una manera nueva, en lugar de dejar que te descoloquen.

 

Comprender que eres energía

A menudo, los sueños nos muestran qué centros de energía o chakras están fuera de equilibrio. Si en el sueño te han dado una puñalada en el corazón, por ejemplo, ello indica que estás perdiendo energía del chakra del corazón. Es posible que te estés implicando demasiado en los problemas de otras personas y sintiendo empatía con ellas, en lugar de ver que se están preparando para una gran experiencia de aprendizaje. O quizás estás dando energía amorosa a tu pareja y no estás recibiendo nada a cambio. En estos casos, es de gran ayuda prestar atención en los sueños a la zona del cuerpo que es destacada y comprender la lección que la acompaña.

Para entender los chakras, primero debemos reconocer que somos seres de energía, sistemas de campos energéticos que penetran unos en otros. Nos experimentamos a nosotros mismos como hombres y mujeres que habitan un cuerpo, pero ésta es una percepción muy limitada de quiénes y qué somos en realidad.

Hay una energía vital, o fuerza de Dios, tanto si quieres llamarla Espíritu Santo, mente universal, energía psíquica, energía sexual, amor o kundalini. Yo utilizo el término kundalini porque eso es lo que me ha enseñado mi guía.

Hay siete centros de energía básicos o chakras. La palabra chakra proviene del término sánscrito que significa queda». Los clarividentes que perciben estas dimensiones energéticas más sutiles del sistema humano ven cómo cada chakra gira como una rueda de energía_ Aunque esto forma parte de la tradición hindú desde hace siglos, en Occidente sólo hemos llegado a conocerlo recientemente. Estamos empezando a reconocer, por ejemplo, que la acupuntura y la maestría en las artes marciales están edificadas en torno a una comprensión del poder y el fluir de estas fuerzas en nuestro interior.

Los chakras se corresponden aproximadamente con las dimensiones etéricas de nuestras glándulas endocrinas. El alma (o cuerpo etérico) está conectada con el cuerpo físico a través de estos centros,

Los chakras nos proporcionan la clave para comprendemos & nosotros mismos como seres expandidos. Los centros están ubicados en la base de la columna vertebral, en los órganos sexuales, el plexo solar, el corazón, la garganta, entre las cejas (tercer ojo) y en la coronilla de la cabeza. Hay muchos puntos focales de energía dentro del sistema humano, pero éstos son los principales.

Cada chakra representa una forma de entendernos a nosotros mismos y al mundo, un modo de percibir la realidad. Si suprimimos o bloqueamos la energía en cualquiera de estos niveles, la enfermedad se manifestará en la zona del cuerpo correspondiente. Diferentes enfermedades se manifestarán como resultado de un bloqueo en cualquier chakra, dependiendo de la constitución mental y física del individuo. Además, si un chakra estuviera demasiado abierto, el resultado podría ser una enfermedad, pues no tendríamos control de la cantidad de energía que fluye a través de él.

Nuestra salud depende de un equilibrio dinámico de energía entre los chakras, además de un equilibrio de las polaridades masculina y femenina interiores. Debemos aprender a despertar y dirigir la energía por nuestros sistemas para conservar una salud y un bienestar óptimos.

Es importante darse cuenta de que todos los chakras están abiertos hasta cierto punto, pero que tendemos a funcionar con unos más que con otros. En cada persona habrá uno o dos chakras que serán más débiles que los demás, y la tensión o la enfermedad se manifestarán en ellos o en los que estén bloqueados. La represión emocional, por ejemplo, se manifestará como enfermedad en la zona en la que haya menos energía (el chakra bloqueado) y luego se extenderá a otras áreas. El cáncer, que es el resultado de una represión, se manifiesta detrás del chakra que está

bloqueado. Podría ser consecuencia de una tensión, de un miedo, pensamientos negativos o de recrearte en tu propia infelicidad y no realizar ningún cambio. Este es el resultado final de no haber sido consciente. La clave está en abrir el sistema, limpiar y despejar el campo energético con los procesos naturales de sanación, y soltar las pautas de pensamiento negativo que son las causantes de la desarmonía.

El chakra de la raíz

La energía vital o kundalini se aloja en la base de la columna vertebral. El primer chakra, o chakra de la raíz, sirve como desencadenante para liberar esta energía.

En el primer chakra no debería haber ningún bloqueo de energía. Es como un banco de almacenamiento para el kundalini. El kundalini asciende de una forma natural en dos ocasiones en nuestras vidas: en la pubertad y en la menopausia. En la pubertad, cuando el kundalini se activa, hace que la entidad tome conciencia de que ella es una determinada Vibración física, y entonces la química masculina y femenina entran en alineación. Pero éste, además de ser un período de intensificación de la conciencia sexual, también lo es de creatividad.

Por otro lado, en la menopausia que experimentan hombres y mujeres, el kundalini asciende como otra oportunidad para utilizar esta energía vital para renovar el ser físico, mental y espiritual. Tanto en los hombres como en las mujeres se produce un cambio hormonal. La energía suele quedarse atascada en el segundo chakra, o chakra sexual, y las personas suelen elegir tener lo que ellas llaman una última aventura amorosa antes de entrar en la tercera edad. Pero si se comprendiera verdaderamente esta energía, se la podría transmutar a un nivel superior de Vigor y bienestar. Ciertamente, esto no debería significar que nos estamos haciendo viejos, sino que ahora tenemos una mayor creatividad que puede lanzarnos hacia la época más creativa y productiva de nuestra vida.

La pubertad y la menopausia están llenos de tensiones debido a los cambios que tienen lugar, pero si entendemos esa energía y practicamos la meditación, podemos tener períodos intensificado; de crecimiento que abrirán las puertas a una vitalidad continuada.

El ideal es aprender a desencadenar esta energía desde el chakra de la raíz siempre que lo necesitemos, a utilizarla para mantener un nivel de conciencia elevado en todo momento. Lo importante que hay que recordar aquí es que está siempre contigo, como una reserva infinita de vitalidad y fuerza.

El segundo chakra

El segundo chakra o chakra sexual es el primero que se puede bloquear. La supresión de energía aquí puede ser el resultado de temores y sentimientos de culpa respecto al sexo, de sentirte inadecuado en el papel sexual, de tener relaciones sexuales con poca frecuencia, de tener problemas matrimoniales, de sentirte insatisfecho en el amor y de ser promiscuo, de aferrarte a recuerdos desagradables de relaciones anteriores o de intentar llevar una vida célibe y no saber cómo canalizar la energía hacia los centros superiores.

La represión se expresa en forma de violencia, explosiones de ira, problemas de próstata o en los órganos femeninos, colitis y otras afecciones físicas en la región abdominal inferior.

Es importante utilizar y liberar de algún modo la energía del segundo chakra, ya sea a través de la masturbación, de una salida creativa, de relaciones sexuales, de la meditación o de una combinación de estas cosas. Es de vital importancia que estemos en contacto con nuestras necesidades sexuales y determinemos si estamos bloqueando la energía en este centro.

El tercer chakra

El tercer chakra o chakra del plexo solar es la zona en la que la mayoría de la gente experimenta dificultades, particularmente las personas sensibles. Esto es lo que yo llamo el chakra de la preocupación. Se trata de un centro sumamente vulnerable.

Si este chakra no está equilibrado o está demasiado abierto, la persona puede captar los asuntos de los demás, ya sean positivos o negativos. Uno experimenta un nerviosismo extremo y puede encontrarse con problemas de vejiga, úlceras u otros problemas estomacales. __ Para equilibrar este chakra uno debe aprender a distanciarse de los asuntos de los demás, y la mejor manera de conseguirlo es acumulando energía en la meditación, haciendo más ejercicio físic0 y dando a la energía alguna salida creativa. Cuando este centro está equilibrado, puede servir como una valiosa guía intuitiva, ya que entonces ya no estará influida por el miedo y la ansiedad.

E cuarto chakra

El cuarto chakra o chakra del corazón es el primero de los centros creativos superiores. Este es el centro del espíritu cristiano 0 el amor incondicional hacia uno mismo y hacia los demás. Es un hermoso nivel a través del cual uno experimenta la unidad con toda la vida, pero tiene un problema doble.

En primer lugar, si está demasiado abierto, captarás todo el sufrimiento y el dolor de la condición humana, siendo incapaz de desapegarte y tener una distancia de ello. Este ha sido siempre uno de mis mayores problemas: soy tan consciente de tu sufrimiento que intentaré eliminarlo por ti, en lugar de ver cómo lo has creado y lo que estás aprendiendo de él. Esto hace que uno acabe representando el papel de madre consejera o padre consejero, el cual hace que uno se sienta seguro. No hay ningún problema con hacer esto durante parte del tiempo, pero también debemos trabajar con alguien en una relación de igual a igual en la que lleguemos a ser lo bastante vulnerables como para examinar nuestra situación.

En segundo lugar, si el centro del corazón está cerrado o amurallado, serás incapaz de amarte a ti mismo y de amar a otras personas. Estar amurallado en este centro no sólo te bloquea, impidiéndote ser sensible a los sentimientos de los demás, sino que puede tener como consecuencia una presión arterial elevada y problemas cardiacos. (Acumulamos y llevamos aquí muchos resentimientos y heridas. Sobrecargando esta zona con una tensión innecesaria.) El ideal es estar abiertos y canalizar la energía de este centro, pero percibiendo desde el chakra del tercer ojo, que es más objetivo.

El quinto chakra

El quinto chakra está asociado a una creatividad y una clariaudiencia (oír o percibir vibraciones más sutiles) superiores, y se bloquea fácilmente con la tensión. Los bloqueos se manifiestan aquí Fácilmente como una tensión en la nuca, lo cual suele tener como consecuencia dolores de espalda y de cabeza, y tensión ocular. El reumatismo y la artritis son el resultado directo de un bloqueo a lo largo de la nuca y delos hombros. Los problemas de garganta también son el resultado de una represión en el quinto centro. Otros bloqueos son provocados por no expresar verbalmente nuestras necesidades y nuestros verdaderos sentimientos. Expresar tu habilidad creativa y la comunicación contigo mismo y con los demás es importante para un funcionamiento correcto de este centro.

El sexto chakra

El sexto chakra, también conocido como el tercer ojo, no es un gran causante de enfermedades. Si una persona ha estado concentrada durante largas horas, puede experimentar una acumulación de tensión entre los ojos, lo cual produce dolor de cabeza o tensión ocular, aunque normalmente esto es consecuencia de un bloqueo del quinto chakra. Cuando la persona ha estado meditando durante un rato, el tercer ojo penetra en el chakra de la coronilla, o séptimo chakra, y los dos se convierten en un mismo centro.

El tercer ojo está asociado a la apertura del potencial místico y el conocimiento espiritual verdadero, a ver con el único ojo de la verdad. Cuando uno ha aprendido a dirigir la energía por este centro, puede convertirse en un poderoso rayo sanador, más potente que un láser.

El séptimo chakra

También conocido como el chakra de la coronilla, el séptimo Chakra representa la unión con el yo divino. Las imágenes de santos y maestros religiosos muestran un anillo de luz en torno a la cabeza, visto por poetas, artistas )! clarividentes, que es la emanación de energía de la fusión del sexto y el séptimo chakra. Este centro no está asociado al bloqueo y la enfermedad.

 

El propósito de todas las cosas

El propósito de todas las cosas es conocerte a ti mismo y ver todas las lecciones como oportunidades positivas para aprender y crecer. Esto suena muy fácil porque a mi guía siempre le ha gustado que las cosas sean sencillas. Hemos venido a la Tierra a aprender y cada uno de nosotros tiene libre albedrío y debe encontrar su propio camino. Aquello que buscamos está en nuestro interior. Aunque cuando nacimos no nos entregaron un manual de instrucciones para la vida, si nos dieron unos maestros que caminan “a nuestro lado. Nadie hace este viaje solo. Cada uno de nosotros tiene un ángel guardián y un equipo de maestros que lo guían y apoyan a lo largo del camino. Estos seres sabios y poderosos no toman las decisiones por nosotros, pero nos ayudan a comprender las cosas para que podamos elegir sabiamente. No nos gustaría que otros, dentro o fuera del cuerpo, tomaran nuestras decisiones, ya que entonces no aprenderíamos.

 

Tres herramientas gratuitas

Las herramientas más valiosas para ayudarnos a lo largo la vida son gratuitas y están al alcance de todos: los sueños, la oración y la meditación. Si las aprovechásemos, desaparecería gran parte de los enigmas, la confusión y las dificultades de la vida.

 

La oración

Es posible que hayas oído a algunas personas decir que la oración no funciona. Funciona si entiendes lo que estás haciendo. En la ley de la mente, los iguales se atraen. Si añrmas y sientes amor y totalidad, lo atraes a tu_ xºrida. Si añrmas la prosperidad, la invitas a morar en tu conciencia y en tus asuntos. La mayoría de nosotros pide cosas por un sentimiento de miedo y separación, en lugar de reconocer nuestra unidad con Dios y nuestro derecho divino como seres espirimales. Pedimos cosas sin tener realmente la sensación de que tene-‘ mos el poder de crearlas, de hacer que se manifiesten. Cualquier cosa que creamos en nuestro interior debe manifestarse en el exterior. Además, a menudo, la duda y los sentimientos de ser indignos, el marchamo de «no me lo merezco», rodean nuestras oraciones y, así, minamos nuestros propios esfuerzos. Para rezar eñcazmente, relegate y quédate muy quieto en tu interior. Llénate de un intenso sentimiento de amor, de totalidad, de ‘ poder y de armonía con Dios. Si lo deseas, puedes repetir añrmaciones como: <<Sólo hay una Presencia y un Poder, Dios, el Bien. Estoy relajado y en paz con esta Presencia interior. Todas las cosas están trabajando conjuntamente para mi bien. El espíritu de Dios está activo en mi ahora y yo formulo objetivos claros que me conducen a la expresión de mi mayor bien. Reconociendo el poder de Dios en mi interior, ahora pido o añrmo…», y luego declara tu oración.

~ Cuando reces, especialmente si es para pedir cosas, oportunidades o una determinada relación, acuérdate siempre de añadir: «Esto o algo mejor». Con demasiada frecuencia, la mente racional está sujeta a los detalles. La forma de actuar de la mente superior, o Dios, ciertamente está más allá de la comprensión de nuestra conciencia cotidiana. Una nueva dimensión maravillosa o una oportunidad que no se te había ocurrido puede estar esperandote, pero

llegará a tu vida si estás abierto a recibirla. La oración no debe usarse jamás de forma manipuladora, pues no llegarías a ninguna parte. Es inútil rezar para que alguien cambie para adecuarse a tus expectativas, o para que una persona te ame. Evita intentar dirigir las vidas de los demás mediante la oración. Podemos enviar luz y amor a otras personas, pero debemos honrarlas y liberadas para que los utilicen de la manera que ellas consideren conveniente.

El amor, las oportunidades, la alegña y la abundancia nos % tán esperando, pero es posible que no lleguen a través de las Pen sonas () situaciones específicas que teníamos en mente. Deben… estar dispuestos a ponernos, y poner a otras personas, en manºs de Dios, confiando en que encontraremos lo que buscamos y que todo está funcionando para nuestro bien. ‘

La oración es, entonces, una manera de concentrar nues“-el mente consciente en los objetivos y en la dirección de nuestra vida’ Es honrar el poder de Dios en tu interior para respaldar y actualizar unos deseos que son para tu mayor bien.

 

La meditación

La meditación es una autopista hacia la iluminación. Nos ayuda a ponernos en contacto con el maestro o Dios interior. Nos abre a fuentes de energía superiores y recarga el cuerpo, la mentey el espíritu. La percepción depende de nuestro nivel de energía, y la meditación siempre es una manera de mantener la energía en su nivel más alto.

Aunque con la meditación se experimentan cambios positivos inmediatamente, muchos de ellos son graduales. Experimen. tarás una reducción del estrés y la tensión, una mejoría general en tu salud, y sentimientos de paz. Pero la meditación no es una droga maravillosa que alivia todas las dolencias de la noche a la mañana, sino que empieza sensibilizándote a los problemas que tienes a la mano y manteniendo tu nivel de energía, para ayudarte a lidiar mejor con cualquier cosa a la que te enfrentes. Te da ojos para ver y oídos para oír, para que veas que estás recibiendo de la vida exactamente lo que crees merecer: ¡ni más ni menos!

La meditación que yo enseño me fue transmitida por mi canal. Se trata de un método del antiguo Egipto y es uno de los más rápidos y más fáciles. En realidad, el proceso completo tiene dos partes. Primero está la concentración, un esfuerzo mental dirigido que precede ala meditación. La concentración aquieta la mentey la concentra conscientemente en algo. En segundo lugar está la meditación, durante la cual relajas la concentración mental y permites una recepción de libre fluir.

Esta técnica requiere aproximadamente unos veinte minutos diarios. Es mejor meditar cuando uno está alerta, en lugar de hacerlo inmediatamente después de haber comido mucho o cuando uno está muy cansado. Quizás descubras que las primeras horas de la mañana son las mejores, porque puedes intensiñcar tu energía y orientarte de una forma positiva antes de empezar cada día. O es posible que prefieras meditar justo antes de irte a dormir. Esto te ayudará a despejar el desorden del día y aumentar tu energía para estar más receptivo a las enseñanzas que recibas en los sueños. Cualquier momento es mejor que ninguno, y el que se adapte mejor a tu horario personal será el mejor para ti. Pero deberías elegir una hora en la que haya silencio y nadie te moleste, ya que un ruido fuerte podría hacerte dar un salto en medio de la meditación. Antes de empezar, podrías dedicar unos minutos a leer algo que te inspire, como poesía o escritos religiosos, ¿) podrías escuchar música que te anime. Esto te ayudará a desconectar de las preocupaciones del día y a prepararte para meditar. En todos mis libros incluyo esta técnica de meditación, la cual puede resumirse en siete pasos:

  1. Siéntate en una silla con respaldar recto, con la columna erguida y los pies planos sobre el suelo. Tu espalda no debería tocar la silla. Cruza las manos sobre tu regazo o mantenlas en posición de oración. Las manos deben tocarse. Los ojos pueden estar abiertos o cerrados.
  2. Respira hondo, lentamente, varias veces, y siente cómo te vas relajando. Imagina que una luz blanca brillante te rodea por completo y te protege mientras abres unos centros de energía sensibles.
  3. Concéntrate apaciblemente en una sola idea, imagen o palabra durante unos diez minutos. Elige algo que sugiera paz, belleza 0 un ideal espiritual, o simplemente escucha una música suave y relajante. Si usas música, permanece con la melodía y las palabras durante los veinte minutos completos.
  4. Si tu mente se aleja de tu objeto de concentración, hazla regresar suavemente a tu punto focal. (Sorprendentemente, pronto descubrirás que tu capacidad de disciplinar la mente se hace mucho más fuerte.) Aquietar la mente del todo toma unos veinte años, de modo que no te desanímes. Funciona a pesar de nosotros.)
  5. Pasados diez minutos, separa las manos y vuelve las palmas hacia arriba, sobre tu regazo. Si tienes los ojos abiertos, ciénalos.
  6. Relaja el asimiento en el objeto de la concentración, y lleva tu mem te a lo neutral. Permanece pasivo pero alerta durante diez minutos, Observa plácidamente los pensamientos e imágenes que puedan ir y venir. Simplemente quédate quieto, indiferente, y fluye con cual… quier cosa que estés experimentando.
  7. Transcurridos diez minutos, haz tus afirmaciones y visualizaciones, ya que ahora te encuentras en tu momento más relajado y cen. trado. Luego, cierra las palmas de las manos e imagina, una vez más, que estás rodeado de una luz blanca o dorada. Ahora abre los ojos. La luz envía amor y sanación a otras personas y, sin embargo, impide que su estrés/ tensión te influya mientras realizas tus actividades diarias.

Este período de veinte minutos no es, sin embargo, nuestra única práctica. Deberíamos esforzamos en practicar la actitud de la meditación, observando nuestros pensamientos y nuestro comportamiento a lo largo de cada día. De este modo, la meditación puede ayudarnos a estar más implicados en la vida, porque podemos observar cómo creamos nuestras experiencias. A veces los cambios son dramáticos ; a veces son sutiles, pero la meditación cambia tu vida, porque te cambia a ti.

Si meditas con regularidad, despejando el día sobre la marcha, pidiendo comprender tus problemas, no necesitarás tantos sueños que te muestren lo que está ocurriendo en tu vida. Ya lo sabrás. Verás cómo te estás fortaleciendo. Además, tendrás una mayor claridad respecto a los objetivos y la dirección en la vida que pueden formularse y manifestarse a través de la oración.

Las imágenes de los sueños y las imágenes de la meditación son la misma cosa. Pero hasta que llegues a tener una gran claridad y a ser muy objetivo, será bastante fácil que la mente cons ciente se interponga en el camino de las revelaciones que recibas durante la imaginación. Es por esta razón por lo que el estado del sueño es mucho más confiable hasta que uno ya lleve varios años meditando y sea capaz de reconocer la diferencia entre el deseº consciente y la auténtica dirección intuitiva.



Deja un comentario

Tu email no será publicado. Todos los campos marcados con * son obligatorios

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons